Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

sábado, 4 de julio de 2009

PRO-VOTO NULO (Alejandro Tlacaélel Ramírez De León, 4to. sem. Lic. Economia)

-Al Nicasio, que le cae del desierto hidrócalido.




Aunque no tiene mucho que cumplí la mayoría de edad, nunca he votado, pero en esta ocasión asistiré a la casilla en solidaridad con el movimiento en pro del voto nulo y, claro, anularé mi voto.
No solo en esta campaña las propuestas de los partidos han sido hipócritas y falsas, pero ahora vemos como la lógica de mercado a traspasado completamente al ámbito político; basta con ver los comerciales de un producto cualquiera y de un candidato, siguen la misma lógica.


En las elecciones en que supuestamente salió ganador Felipe Calderón, el abstencionismo fue de casi el 50%, tal vez mañana sea del 70%. Y es que la campaña pro-voto nulo ha sido tan grande, que todos los partidos realizan campañas por el voto.


Incluso el mismo IFE realiza un campaña pro-voto, lo cual es otra muestra de complicidad con los partidos ya que el Cofipe lo contempla como una opción válida, lo cual automáticamente lo convierte en legal, institucional, legítimo y democrático.


La misma campaña en contra del voto nulo, dice que al anular el voto se le da lugar a que gane el partido con mayo voto duro. Y la verdad eso tiene poca importancia, los partidos suele comportarse igual al llegar al poder.


La campaña a favor del voto nulo ha salido de la sociedad misma, y se a difundido a través de la sociedad misma, sin gastar dinero a diferencia de los partidos políticos. Si una propuesta puede llegar a la población de una forma tan grande sin necesidad de ser transmitida por el duopolio de la comunicación México; quiere decir que esa propuesta expresa el sentir del pueblo.
Una lista, rápida de los motivos para anular el voto:


El sistema electoral fue construido para asegurar la rotación de elites, no la representación de ciudadanos, para garantizar la competencia del partidos pero no para que los partidos rindan cuentas.

No existe el plebiscito ni referéndum vinculantes, entonces las decisiones más importantes las toman los diputados, no el pueblo.

Se bloquea la iniciativa ciudadana, lo que no hace posible que los ciudadanos presentan propuestas, solo las pueden presentar los diputados.

No existe la revocación de mandato.

Las radios independientes y/o comunitarias no tienen plena libertad.

Es importante anular el voto, pues al dejarlo en blanco, es muy seguro que ese voto sea negociado entre los representantes de los partidos presentes en las urnas.