Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

miércoles, 21 de enero de 2009

LA JORNADA AGUASCALIENTES ENTREVISTA AL DOCTOR JUAN CASTAINGTS

- La clase política, “de las más mediocres de la historia”
- Condena el economista las mentiras del Gobierno Federal

Jorge Álvarez Máynez y Mauricio Navarro

La Jornada Aguascalientes (LJA).- Primero que nada, queremos agradecer a usted esta entrevista. Juan Castaingts siempre se ha caracterizado por tener una opinión realmente crítica con respecto a los políticos. ¿Qué nos puede decir sobre este tema?

Juan Castaingts (JC).- Lo puedo decir con toda tranquilidad.- México tiene políticos muy mediocres. Uno de los grandes problemas de este país es que tenemos una clase política en la que domina la mediocridad; todos los partidos tienen excepciones, y a mi gusto tenemos una clase política de las más mediocres en la historia independiente del país. Yo, basado en mis conocimientos de historia, solamente la podría comparar con la que hubo entre el 48 y 50 del siglo diecinueve, que fue una época muy difícil; claro, en aquella ocasión por fortuna vino después todo el grupo liberal, magnifico, y en aquella ocasión había excepciones como ahora. Las excepciones era Lucas Alamán a la derecha, era un teórico de la derecha muy respetable. No coincido con él pero mis respetos al señor Lucas Alamán; y a la izquierda estaba José María Luis Mora. Pero hoy no tenemos a la derecha un Lucas Alamán ni a la izquierda un José María Luis Mora (risas).


LJA.- ¿No hay contrapesos?

JC.- No, y uno de los grandes problemas que tenemos es que tenemos carencia de liderazgo; el liderazgo está funcionando mal, y una sociedad, un barco que tiene problemas al dirigirse, al canalizarse, al caminar, pues tiene que tener un liderazgo de alto talento y tenemos un liderazgo muy mediocre, tanto en la política como en la economía. Nuestros dirigentes y empresarios no son la gran cosa, con algunas excepciones muy importantes, que yo no coincido con ellos pero les debo reconocer. Slim, por ejemplo, para mencionar un caso -no es el único-, es un empresario…empresario en todo el sentido de la palabra, es un empresario que toma riesgos, que actúa, que utiliza, se sabe controlar, tiene una visión… pero hay muy pocos de ese tipo, los demás son lo que yo llamo negociantes, ¿qué quiere decir negociantes? Aquel que hace negocio, tiene habilidad para sacar dinero, saca adelante un negocio; y está bien, no tengo nada en contra de eso, pero un país no sale adelante con negociantes, sale adelante con empresarios. Los empresarios los defino como los define Schumpeter, un gran economista austriaco de la primera mitad del siglo veinte, el empresario es aquel que produce y genera innovaciones, innovaciones ya sean tecnológicas, ya sean organizativas, de distribución de ventas, ya sean de productos; que toma riesgos y sabe jugar y ganar inclusive poco o hasta perder con tal de ver la perspectiva de ganar, conoce la situación, conoce todo eso, de eso carecemos. Entonces el país vive condiciones difíciles y tiene una clase dirigente que dirige pero sin talento y fíjate, como curiosidad.- los narcos, que son gente negativa, gente profundamente negativa, también hay que reconocer, son gente de mucho talento, y una de las causas por las cuales se está perdiendo la guerra contra los narcos, y es profundamente lamentable, es que de un lado hay gente…digamos, del lado bueno, pero sin talento, y otra gente del lado malo pero con mucho talento para salir adelante. Cuando vemos las empresas narcas por ejemplo, son empresas multinacionales, empresas complejísimas, de mucha gente en medio de una violencia espantosa, pero que eficiencia y que crecimiento. Leía el otro día que ya están en el África; están llegando a Europa; se están metiendo al Asia. Los narcos mexicanos desplazaron ya de todo México a los narcos colombianos; es muy triste, es profundamente negativo, pero ahí tienes un grupo talentoso, dedicado al mal, dedicado a la destrucción social pero que lo hace con talento. Y los que deberían de hacerlo bien carecen de talento, es uno de los grandes problemas.

LJA.- Yo me regresaría un poco antes de seguir con la entrevista don Juan, su perfil, su relación con Aguascalientes…

JC.- ¿El mío?

LJA.- Sí.

JC.- Bueno, eso es muy sencillo.- yo nací en esta casa donde están ustedes. Allá adelantito, ahorita les enseño, hay otro jardín, delante del jardín, ahí, nací. Soy hidrocálido, nací aquí (risas), a unos metros de donde estamos reunidos y como yo digo, vivo en el Distrito Federal, me fui desde pequeño porque había que estudiar. En ese entonces solamente había hasta la preparatoria y a mí me mandaron a estudiar antes de la preparatoria afuera. Me recibí de economista; tengo el orgullo de decir “soy el primer nacido en Aguascalientes con el título de Licenciado en Economía”. Eso lo presumo (risas) y digamos que la ciudad de México es la casa de mis amigos; me han recibido bien, me han tratado bien, me han dado oportunidades, pero es la casa del amigo querido. Mi casa es ésta, Aguascalientes. Aunque no viva aquí, siempre vengo con mucho gusto.

LJA.- El 2008 a nivel mundial y en gran medida en México va a ser recordado como un año de decisiones en términos del mundo económico, ¿Cómo ve el primer Licenciado en Economía de Aguascalientes?

JC.- Pues yo lo veo con mucha preocupación, mundialmente ya no estamos en una economía que se ralentiza, o sea que pierde dinamismo; mundialmente ya estamos claramente en recesión. La recesión se define claramente como dos trimestres con crecimiento negativo; esa es la concepción, es una convención -habría que llamarle de alguna forma-; ya la tenemos en Estados Unidos, ya la tenemos en la mayor parte de los países europeos, en África, en muchas partes, en algunas partes de América Latina. Todavía en América Latina nos ha llegado con un poquito de retardo, por fortuna, esta crisis, y en México todavía no la tenemos esa recesión; pero ya la iniciamos.- ya los signos y la información estadística son muy claras; ya está el comienzo de la recesión y es muy difícil que no lo tengamos puesto que dependemos en gran medida de la situación de Estados Unidos. Nuestras exportaciones van a Estados Unidos, Estados Unidos decide muchas cosas que nos son vitales.- el turismo y sobre todo los ingresos de los braceros; bueno, antes se les llamaba braceros a los trabajadores mexicanos que se van allá, de los inmigrados y ahora recibimos a los emigrados por la recesión en Estados Unidos, sobre todo en la industria de la construcción y en las industrias en que ellos trabajaban, que son las más golpeadas. Entonces mucha gente se está teniendo que regresar y tenemos más bocas y mucho menos ingreso. Recibíamos hasta 20 mil millones de dólares anuales; es una cantidad gigantesca, gigantesca; sin ese dinero el mercado interno se va a golpear, entonces las perspectivas no son buenas, son muy difíciles. La recesión, todavía no estamos en ella, pero ya comenzó, todavía no tenemos los dos trimestres de crecimiento negativo pero la probabilidad que los tengamos es altísima. Se ha aprobado un presupuesto lleno de deficiencias, me refiero al nacional, y del local por lo que he visto también; pero el nacional lleno de deficiencias.- proponen un peso a 11.50, no recuerdo la tasa de cambio, pero es una tasa de cambio de fábula. No tiene que ver con la fabulación, no tiene nada que ver con la realidad, no solamente es imposible regresar a esa tasa de cambio, es indeseable – ahorita les explico porqué-. El peso ya no bajará, en el mejor de los casos, a 13 pesos; eso es muy poco probable. El presupuesto, presupuesta otro… un tipo de cambio irreal, una tasa de interés irreal y un déficit irreal. El gobierno no va a recibir por efecto de impuestos, del IVA, Impuesto Sobre la Renta y el IETU más que menos de lo que está presupuestado por una razón muy sencilla.- la tasa de crecimiento va a ser mucho menor a la que está presupuestada. Bueno, si salimos en el año con un crecimiento de uno por ciento nos fue bien. Al crecer menos se recoge menos y se presupuesta gastar más. ¿Es malo que se presupueste gastar más? No, ¿por qué? Porque necesitamos un juego contra cíclico y se necesita gastar dinero ahorita para amortiguar, pero sí es muy malo que las cuentas se hagan mal.

LJA.- ¿Pero a qué se debe que se haga un presupuesto tan erróneo?, o sea, ¿incapacidad de los que manejan las finanzas públicas o que no hubo capacidad para prever esta crisis?

JC.- Una combinación.- la crisis está prevista desde hace mucho tiempo, no es ninguna novedad. Es novedad solamente para aquel que no la quiso ver. Hace cuatro años y medio, por alguna circunstancia, cayó a mis manos un Financial Times -es un periódico de derecha, inglés, de alta calidad. Cada vez que cae en mis manos un periódico como ése lo leo- y lo leí con mucho interés, y me encontré un artículo que, en aquella ocasión, me llamó mucho la atención. El artículo decía en dos palabras que estamos en una burbuja gigantesca por los créditos inmobiliarios y por el crecimiento inmobiliario mas allá de lo que se dé y esto anuncia claramente, no sabemos para cuándo ni cómo, una recesión. Es demasiado peligroso lo que estamos viviendo; estoy hablando de hace cuatro años y medio y del Financial Times; o sea, un periódico común, nada amarillista, nada que se le pueda acusar de izquierda, nada que se le pueda acusar de catastrofista; es un periódico claramente de derecha, derecha ilustrada de la que quisiera yo tuviéramos en México, de la que ya no tenemos o tenemos muy poca. El argumento era muy claro, muy bien hecho y comencé a escribir sobre el caso en mis artículos, que luego publican aquí en Crisol, y desde entonces salieron muchas gentes y me escribían y me decían.- “bueno dónde consigo libros sobre esta cosa”. No hay libros, es observar la realidad y verla; la crisis estaba anunciada y la crisis no solamente la sacó el Financial Times, no solamente la repetí yo desde hace cuatro años. Al mes y medio que leí este artículo, comencé a escribir mis primeros artículos diciendo ¡aguas! Aquí hay un problema, dije, la mecánica, que era una variante de la que yo leí al Financial Times, se repitió. Esta crisis tiene muy pocas cosas nuevas; hemos visto cosas que hace más de cien años se repiten, bastantes más de cien años. Ahorita les puedo platicar algunas historias sabrosas y picantes (risas), historias muy viejas con características de la Inquisición y no se hizo nada. Los análisis estaban en los periódicos, en revistas, ahí. Quien las quiso ver las vio…, estaban en la realidad, el gobierno cerró los ojos, se hizo tonto. Esta crisis comenzó clarísimamente en diciembre de 2007. Se dieron signos clarísimos de que esta crisis comenzaba.- caída en Bolsa, problemas por aquí, problemas por allá; los primeros síntomas estaban clarísimos en diciembre de 2007… miento, de 2006. En febrero y marzo se acabaron [los síntomas], se levantó la cosa como siempre; los primeros síntomas aparecen, se echaron un poquito y se arregla, no paso nada. En marzo abril nuevamente se le echa tierra al asunto y siguen las Bolsas, las condiciones crecientes, sigue la fiesta. Cuando fue evidente, sin ninguna duda, que acabó, fue en julio de 2007.- En julio de 2007 se acabó la crisis oficialmente, según todos los periódicos, según todos los analistas de alto nivel. En agosto de 2007 hay una caída en Bolsa, hay un problema ya de grandes empresas liadas al sector inmobiliario que no pueden pagar, que comienzan a declararse en quiebra; hay problemas de bancos que comienzan a tener dificultades, o sea, ya no son síntomas, ya son hechos y manifestaciones.

Bernanke, que es el director del banco central de Estados Unidos -el Banco de México de allá- comienza a tomar, desde agosto de 2007, un conjunto de medidas muy importantes.- baja la tasa de interés, hace aumentos en la emisión de billetes, nunca vistos en la historia, no previstos (estoy hablando de agosto del 2007). Con esas intervenciones tan fuertes, tan decididas, no vistas ni previstas en la historia, las más altas que yo recuerde; bajones de tres cuartos de punto, [que] es mucho, a la tasa de referencia de Estados Unidos; es altísimo, y después todavía otro medio punto. Inyecciones gigantescas al mercado y nunca lo pudo arreglar. Caía la Bolsa, entra Bernanke, amortiguaba; la Bolsa se mantenía pero el sistema se quedaba tambaleante. Entonces la crisis en México no es nueva, en aquel entonces el gobierno mexicano dijo.- “estamos blindados”. ¿Se acuerdan? “No nos va a pasar nada”. No, por favor, nadie está blindado ante un problema de este estilo, no existe el blindaje. Todavía a principios del año 2008 nuestro secretario de hacienda dijo respecto a Estados Unidos.- “él tiene una gripe muy amplia, nosotros sólo tendremos un catarrito.

Fuente: la jornada aguascalientes 19 de enero de 2009