Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

martes, 12 de mayo de 2009

11 MDO, PÉRDIDAS DE RESTAURANTES

La Cámara de Restaurantes estimó en más de 11 millones de pesos el monto de las pérdidas económicas por la suspensión de la Feria Nacional de San Marcos, a consecuencia de la epidemia de influenza AH1N1.


Everardo Martínez Marín, presidente de la CANIRAC, señaló que el problema epidemiológico afectó de manera importante a la industria gastronómica, toda vez que por principio de cuentas influyó en la suspensión de la feria y luego hizo que la gente dejara de acudir a los restaurantes ante el temor de contraer la enfermedad.


«Va a pasar mucho tiempo para que los restauranteros nos podamos recuperar de este duro golpe», aseveró el dirigente de los empresarios del ramo, tras asegurar que el recuento que se ha realizado de la suspensión de la verbena sanmarqueña y de los daños de la influenza, indica que las pérdidas para el sector son de al menos 11 millones de pesos.


En declaraciones a HIDROCALIDO, Martínez Marín dijo que una vez que se contabilizaron los daños económicos al sector gastronómico, los empresarios del ramo agrupados en la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alientos Condimentados acordaron solicitarle a los gobiernos federal, estatal y municipal una serie de apoyos que les permita superar la situación angustiante ante las pérdidas económicas que se tuvieron.


Mencionó que luego de la suspensión de la verbena sanmarqueña, el panorama para los industriales del ramo gastronómico se tornó más complejo, por las medidas restrictivas que implantó la autoridad sanitaria para hacerle frente a la contingencia derivada de la epidemia de influenza y la cual provocó que la gente se alejara casi por completo de los restaurantes.


El dirigente de los restauranteros aseveró que desde el día que se suspendieron los festejos de la feria y hasta mediados de esta semana, las ventas en los establecimientos gastronómicos cayeron en más de un 80 por ciento, lo que inclusive motivó que algunos negocios cerraran por unos días mientras pasaba lo difícil de la contingencia sanitaria.


Tan sólo por la suspensión de la feria y por las medidas que tomó la autoridad sanitaria a consecuencia de la influenza humana, las pérdidas económicas acumuladas en la industria restaurantera superan fácilmente los 11 millones de pesos, insistió el presidente de la CANIRAC.


EL 10 DE MAYO REANIMARA LAS VENTAS

Por otra parte, Everardo Martínez Marín indicó que no obstante la contingencia sanitaria y la difícil situación económica que afecta al grueso de la población, la mayoría de los restaurantes que operan en el centro y en la zona norte de la ciudad, reportan buenos niveles de reservación para este domingo en que se festejará a las madres.


Fuente: hidrocalidodigital -9 de mayo de 2009-