Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

martes, 12 de mayo de 2009

SUSPENSIÓN DE LA FERIA GENERÓ ENORME BOQUETE

Ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión y ante el pleno de la LX Legislatura de esta Entidad, será presentada la propuesta de una declaratoria de emergencia económica en Aguascalientes, por la suspensión de la feria.

El objetivo es que la Federación apoye a Aguascalientes con recursos extraordinarios y de carácter urgente, en tanto la administración estatal diseñe un plan anti-crisis congruente con las necesidades del Estado y canalice los recursos a proyectos inmediatos.

Así lo anunciaron ayer el senador Carlos Lozano de la Torre y el diputado local Luis David Mendoza, quienes calcularon en más de 1,400 millones de pesos las pérdidas por recursos no ingresados y sobre los 2,200 mdp las ganancias no obtenidas por los empresarios, por la interrupción anticipada de la verbena.

Lozano de la Torre explicó que el Punto de Acuerdo que presentará mañana ante la Permanente del Congreso Federal, expondrá los graves efectos provocados a la economía estatal tras la suma de la recesión económica, el declive de las industrias automotriz, textil y del vestido, aunadas a la suspensión de la feria.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Desarrollo Económico del Congreso del Estado, Luis David Mendoza, informó que pasado mañana (jueves) presentará un Punto de Acuerdo para declarar la emergencia económica en Aguascalientes, por la cancelación de la verbena.

Esta promoción, dijo, estará sustentada en el impacto económico que registra la Entidad tras la suspensión de la verbena que, de acuerdo con un documento presentado, le representó a la Entidad pérdidas económicas por poco más de 1,400 millones de pesos tan sólo por los recursos que dejaron de ingresar.

El legislador explicó que la hotelería dejó de ingresar al menos 135 millones de pesos por ocupación de cuartos que ya estaban reservados y muchos de ellos pagados por adelantado, para las dos semanas de verbena que fueron suspendidas.

Igualmente, estimó que la industria restaurantera y de bebidas, dejaron de ingresar unos 350 millones de pesos, en tanto el sector de entretenimiento se vio afectado por el no ingreso de aproximadamente 180 millones de pesos.

Las pérdidas alcanzaron también al comercio al detalle, que estimó en 25 millones de pesos los recursos que dejó de ingresar, mientras la rama del vestido dejó de vender unos 210 millones de pesos.

Mendoza Esparza aclaró que a este daño económico que dejó lastimadas muchas economías, habría que sumarle las utilidades que anualmente obtienen los empresarios y que por la misma situación de crisis y la suspensión de la feria, esta vez no se lograron.

En términos globales, Mendoza Esparza estimó el daño por la cancelación de la feria en más de 2,200 millones de pesos.
Fuente: Hidrocalidodigital -12 de mayo de 2009-