Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

miércoles, 27 de mayo de 2009

DESEMPLEO, POR EL BAJO CRECIMIENTO

La Universidad Autónoma de Aguascalientes rechazó que las instituciones de educación superior estén convertidas en fábricas de desempleados y sostuvo que lo que le falta a México es un programa a largo plazo y una continuidad, para que haya el crecimiento económico que se necesita.

Los empresarios no pueden estar naciendo de cero cada seis años y mucho menos pueden enfrentar severas crisis cada pocos meses, por lo que los que están en el gobierno deben solucionar este empleo, de una vez por todas, externó el rector de la UAA, Rafael Urzúa Macías.

No será rechazando a los alumnos como se logre solucionar el problema económico, pues los estudiantes están en la más amplia libertad de seleccionar la carrera que deseen, aunque ésta se encuentre saturada o no.

Si no hay empleo en este momento, la salida no es cerrando las universidades, sino por el contrario, trazándose un programa económico a largo plazo, que es lo que le ha faltado a la Nación.

El rector Rafael Urzúa Macías dijo que las generaciones de los últimos 50 años no han conocido otra palabra que la crisis, por lo que es injusto que ahora se trate de responsabilizar a las instituciones de educación superior de que haya en el Estado el mayor desempleo en la Nación.

Ha sido una cantaleta de muchas décadas, entre empresarios y funcionarios públicos, de que las universidades seamos los responsables de que los egresados no encuentren un puesto de trabajo.

Ahora han salido con esa idea peregrina, cuando en ningún punto de las leyes internas de la UAA se señala que la Casa de Estudios le facilitará un empleo a cada uno de sus egresados.

Nosotros no tenemos la pretensión de que la gente se emplee o se haga empresario o ejerza libremente su profesión, pues eso representa al estricto dominio de las personas.

Lo que deben hacer las universidades es preparar lo mejor que se pueda a las personas que ingresan a ellas, en la disciplina que ellos seleccionen y sobre todo teniendo presente que a nadie se le debe obligar a estudiar una carrera.

La obligación de las instituciones de educación superior es investigar cómo se encuentra el mercado laboral para adecuar en lo posible los planes de estudio para que los estudiantes adquieran esas capacidades, competencias y habilidades que requiere el mercado existente de trabajo.

Lo demás es una responsabilidad del mercado económico y hasta cierto punto de los propios egresados, los cuales son los que se deben ir trazando su futuro laboral.

Nosotros lo que hacemos es formarlos lo mejor que podemos, para que enfrenten con mejores posibilidades de éxito, pero el enfrentar la vida profesional es una cuestión personal y un reto que se ha vivido no solamente en esta época, sino muchas décadas atrás.
Fuente: hidrocalidodigital.com -25 de mayo de 2009-