Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

lunes, 25 de mayo de 2009

DISCURSO DE TOMA DE PROTESTA DE LA SOCIEDAD DE ALUMNOS DE CIENCIAS POLÍTICAS

Buenas noches tengan todos ustedes, antes que nada, quiero agradecer a los mejores maestros que me pudo otorgar la escuela de la vida mis padres.

También el apoyo de varios de mis compañeros en todos los proyectos relacionados con la superación y trascendencia de nuestra carrera.

Así como también a nuestras autoridades y maestros que nos han apoyado a lo largo de casi 15 años de ciencias políticas y administración pública, sin duda la carrera no sería lo que hoy es, sin su apoyo y enseñanzas.

También a intelectuales y profesionales que nos dedicaron su tiempo para venir hasta aquí a aportarnos valiosísimos conocimientos.

Es de suma importancia mencionar que nuestra nueva sociedad de alumnos no es más que la representación de los intereses humanistas y científicos de nuestra carrera, hemos venido no a competir, ni a ser populares, simplemente hemos tomado el compromiso de representar a la carrera y lo objetivos como lo son la práctica de la transformación científica del mundo y el humanismo.

Todo esto a favor de la construcción de una sociedad de valores, ética e igualdad.
Las sociedades de alumnos solo estamos aquí para recordarles a ustedes compañeros estudiantes, que el poder para transformar el mundo reside en cada uno de ustedes, dense cuenta de él, redescúbranlo y utilícenlo en bien de la sociedad.

Como una breve reseña, recordaba las clases de historia de las ideas políticas, con el maestro Tlachi, que Alejandro Magno llego a conquistar medio mundo, a su escasa edad de 20 años, nuestra carrera tiene casi 15, y si Alejandro logro conquistar medio mundo a su escasa edad, a nuestros 15 años nuestra carrera podría liberar medio mundo de la opresión, la injusticia y de la ignorancia.

Sin duda, debemos actuar, pero antes debemos recordar que aquí en nuestra casa de estudios se deben dejar a un lado las ideologías y partidos, son simples temas de estudio y debate, las ideologías y partidos son de la puerta para afuera no se quiera combatir de manera rijosa a profesores o compañeros con concepciones incorrectas o diferentes a las nuestras,
Quien quiera combatir algo que lo haga allá afuera, encontrar de la ignorancia, la pobreza, la injusticia y la corrupción,

Aquí en ciencias políticas se piensa pero también se debe actuar, no en pos de un grupo o partido, si no de la humanidad , aquí en ciencias políticas se estudia, pero también se hace, y no con escudos o trajes presupuestados por algún partido o movimiento ajeno a nuestra casa de estudios, se trabaja y se transforma con la inteligencia, con la razón, en búsqueda de la bondad, justicia y libertad, sépanlo bien que la carrera no es ni será rehén de ningún grupo o partido político, aquí en la universidad somos plurales e iguales ciencias políticas es una carrera donde caben todas las teorías, visiones, ideologías y hasta sueños, ciencias políticas es esperanza de cambio y acción de éste, no tengamos miedo de defraudar al desprotegido, al humilde que espera que le ayudemos, con nuestro saber científico y ético, tengamos miedo de defraudarnos a nosotros mismos al no atrevernos a cambiar las cosas y seguir permitiendo injusticias y desigualdades se paseen frente a nuestro supuesto intelecto y sabiduría estancado en una mesa, un libro o un curul.

También hago la invitación a todos aquellos que no compartan nuestra visión o iniciativa para elevar la influencia de nuestra carrera en la sociedad, abran su corazón y conciencia, olviden y dejen atrás su mala voluntad y ayúdenos a seguir trabajando en bien de la carrera, les recordamos que es una lucha en común por nuestra superación como estudiantes, dejemos atrás el pesimismo y actuemos con esperanza.

A un nivel de opinión personal, yo he sufrido los embates de una realidad caótica he tenido que cargar con las frustraciones mas de una ocasión.

Un día me encontraba en mi casa triste y decepcionado al ver los problemas de la sociedad, trate de buscar justica y solo la encontré en los libros, trate de buscar a la bondad y esta no aparecía, trate de buscar la libertad pero ni de mi casa pude salir, estaba cerrada… pase la noche sin poder dormir tratando de comprender donde se encontraban los valores que nos mencionan en nuestras clases de política, al día siguiente pude salir de mi casa y por fin encontré la bondad, estaba en mis maestros, en mis compañeros que me han apoyado en cada triunfo o cada error, en la universidad cuna de humanismo y saber, encontré cobijo, fraternidad, cariño, amor, respeto, y dignidad, y me di cuenta que el cambio, la libertad y la bondad, está en cada uno de nosotros, no tengamos nunca más miedo ni seamos pesimistas, el bien existe, el cambio y la esperanza es para todos, la muestra la tenemos en nuestra carrera, en nuestra universidad. De que el hombre es un fruto del árbol de la vida, que es amargo cuando es oprimido, pero es dulce cuando es libre.

Hablando de dulzura, estos últimos días, en la universidad, un dulce y suave aroma seduce y enamora nuestra carrera, y la enamora de la humanidad, nos sensibiliza e inspira. Seduce nuestros jóvenes intelectos y sueños, es el perfume de una primavera adelantada, que ha llegado antes gracias a nuestros esfuerzos, que ha florecido, gracias a las semillas que se plantaron, la de la unidad entre la sociedad de alumnos y la ANEPAC, así como un presidente nacional de la ANEPAC en nuestra carrera, el apoyo de nuestra autoridades y las oportunidades de maestrías y doctorados que se le han presentado a varios de nuestros maestros, la realización de una semana de la carrera como ninguna, exitosa y de calidad, nos deja un buen sabor de boca después de tanta pasividad.

Déjense besar por éste dulce aroma , este aroma de amor joven que nos envuelve en los acampos de la universidad y se escabulle por debajo de las puertas a nuestra aulas, un amor puro, libre, no alineado, un amor por la humanidad.

También dejemos que nuestra imaginación y creatividad tomen el poder.

Con esta dulce primavera adelantada, se marcha entonces el invierno de fríos rencores y malos entendidos, las envidias, los odios, puesto que se hizo una suma de todos los malos sentimientos y el resultado fue la vergüenza, ahora miremos de frente y aprendamos de los errores y de nuestros propios compañeros, ciencias políticas ha madurado y no lo digo , lo dicen ustedes con sus acto compañeros, con su asistencia a los eventos, a los casi 15 años de existir, ciencias políticas ha dejado la rebeldía desmedida, ha pasado su adolescencia, ahora se es madura y consciente de su poder de cambio en la sociedad.

Por otro lado no está de más, mencionar, que nuestra sociedad de alumnos solo es la punta de algo mar grande que emerge, solo es un color en los miles que forman el sueño de nuestra carrera, la que ha abierto los ojos para empezar a soñar y ha empezado a hacerlos realidad. Nuestra sociedad de alumnos tiene responsabilidades más que poderes, si los tuviéramos seria irónico o incluso fuera de contexto, así como que nuestro primer decreto podría ser algo referente a combatir el pesimismo, la pasividad y los sentimientos que nos estancan, pues es muy pesado estudiar el mundo y darse cuenta de lo mal que esta, por eso sería algo así como de felicidad permanente en la carrera.

Pues la felicidad asecha nuestras vidas, dejemos la entrar en nuestro ser. La felicidad es una idea insurrecta, rebelde y libre que se levanta en nuestras aulas y salones y nos inspira e invita a ser felices transformando el mundo y que además convence a el amor y la esperanza para que no nos abandonen , el segundo decreto sería de vibración cultural permanente, de hacerles saber a los que jactan de ser políticos sin pasar por un aula que aquí se desempolva libros e intelectos, se sacuden cabezas y estructuras, se combate la demagogia y la doble moral ,estamos dispuestos a mostrarle al mundo de que estamos hechos, de actos y no solo de palabras, que podemos de ser un gran dolor de cabeza para el corrupto y el cobarde, para el hablador y el exquisito, mostrarles que somos realistas y por eso pedimos lo imposible.

Y nuestro último pero no menos importante seria titulado prohibido prohibir, pues nuestra libertad comienza con una prohibición: la de no dañar la libertad de pensar o ser del otro. Saber que ser libre significa participar y que no se olvide que la universidad es la ciudad cuyo príncipe es el estudiante.


Todo cambio que tengamos contemplado está dispuesto a fracasar si no hacemos primero un cambio en nuestra conciencia.

Seamos participes de construir consenso, promulgar la actividad, la participación, la democracia y la conciencia en la sociedad. Realizar tareas políticas, organizativas y educativas, construir una nueva hegemonía y el unir voluntades dispersas, el politólogo y administrador público deben de ser la vanguardia de la clase intelectual que una los distintos estratos sociales.

El problema de todo este asunto es una reflexión de lo que podemos lograr con un cambio en nuestras conciencias el no aceptar las cosas como tal y como se nos dice, si no, entenderlas, intuirlas, examinarlas con el corazón, la mente y todo el ser para encontrar una manera diferente de vida, pero eso depende de cada uno de ustedes , de nadie más, de cada uno de ustedes, por que haya afuera, en el mundo en caos, no hay maestros, alumnos, no hay lideres, gurús, no hay profetas ni salvadores, ustedes mismos son maestros y pupilos, ustedes son los lideres y, ustedes son los salvadores, ustedes lo son todo. Recordemos que entender es transformar lo que existe. (Esta parte inspiración cuyo autor intelectual es Jiddu Krishnamurti en uno de sus discursos)

Por eso redescubramos la vertiente de líderes sociales y políticos que solía ser nuestra carrera. Combatamos oportunistas y personajes que planean enlodar u obstaculizar nuestros avances y visiones como carrera y universidad.

Tengamos voluntad, la entrante sociedad de alumnos de Ciencias Políticas y Administración Pública le hace la siguiente invitación:

Instrúyanse porque tenemos necesidad de todo nuestro entusiasmo, organícense por que necesitaremos de toda nuestra fuerza, ármense con su pluma o lápiz y atrévanse a crear, y atrévanse a denunciar los errores de tiranos, y cobardes, marquemos un cambio en la cultura y aportemos algo realmente significativo, apoyemos nuestra carrera y universidad, pues como estudiantes nuestra patria es nuestra casa de estudios y como científicos sociales nuestra patria es la humanidad.

Muchas gracias.

Carlos Enrique Valles González Presidente de la Sociedad de Alumnos de Ciencias Políticas y Administración Pública.