Revista estudiantil de la Universidad Autonóma de Aguascalientes, editada por la Brigada Jesús Silva Herzog (Sociedad de Alumnos de Economía y Mesa Local ANEE)

viernes, 8 de mayo de 2009

SE CONSTRUIRÁ UNA RED DE 300 KM DE CICLOVÍAS

Una red de trescientos kilómetros de ciclovías emprenderá este año el gobierno municipal para la capital, con lo que el uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo cobrará importancia en el corto plazo, reveló el ex presidente del Colegio de Arquitectos, Oscar Aragón Jiménez.

Promotor de esta modalidad de vehículos, el profesionista manifestó la urgencia de desarrollar en Aguascalientes una estructura vial que confine a los ciclistas con toda la seguridad requerida para ello pero también con las limitantes suficientes para que dejen de ser un riesgo para los automovilistas.


En la actualidad, dijo, se calcula para el estado un parque vehícular de más de 300 mil unidades, lo que implica que el desarrollo de infraestructura vial alcance en este momento un promedio de 38 metros cuadrados de calle o avenida por habitante, tan sólo en la mancha urbana.

En contraste, no hay oferta básica para el tránsito de unidades no motorizadas; así, el proyecto maestro de ciclovías comprende una red de más de 300 kilómetros, que arrancará este año con el despliegue de un primer carril a lo largo de 4.5 kilómetros y que correrá desde el crucero de avenida Universidad y el bulevar Colosio hasta el final de la calle Aquiles Serdán, prácticamente en el centro de la ciudad.

En ese tramo, dijo, los estudios de movilidad revelaron que diariamente hay un flujo promedio de unos dos mil quinientos ciclistas, lo que implica una necesidad urgente de tener para ellos un área especial donde circulen, como lo hay en ciudades desarrolladas y ordenadas en su ámbito vehicular.

Aragón Jiménez indicó que el proyecto ejecutivo de la ciclovía en su primera etapa implicará el uso del carril derecho de la avenida Universidad y su continuación por Aquiles Serdán –de norte a sur–, delimitado por una serie de boyas especiales que impedirán ser invadidos por automóviles; ampliamente visibles de día y de noche y elaborados en México con material reciclado.

Además, llevarán toda clase de señalización para fomentar la buena conducción en todas las modalidades pues se trata no sólo de que los automovilistas respeten a las bicicletas, sino también que los ciclistas aprendan a sujetarse a las normas establecidas para ellos y por cierto nadie conoce.

Se respetarán paradas de camión, entradas particulares, de comercios y acceso a las calles, si bien obviamente quedará anulada toda posibilidad de estacionarse en ese carril, como actualmente sucede. La segunda etapa del proyecto contempla dos tramos, uno a todo lo largo de la avenida Gómez Morín y el otro sobre la avenida Poliducto, hacia el oriente citadino.
Fuente: El Heraldo -8 de Mayo de 2009-